La Sal de la Tierra

La sal como producto ocupa un lugar importante en la historia. Muchas civilizaciones la utilizaron, y llegó a ser un producto de un alto valor económico. De hecho, la palabra “salario” que aún se usa en las empresas, se originó del pago que algunos soldados romanos recibían por sus servicios (Ellos recibían sal como pago). La sal llegó a ser tan valiosa, que en Grecia se podían comprar esclavos a cambio de sal.

En nuestra cultura, la frase  “estar salado” significa “tener mala suerte”. Por ejemplo, cuando secularmente una persona dice: “Hoy estoy salado”, quiere decir que nada le está saliendo bien ese día. Pero la frase “estar salado”, más allá de ser una frase idiomática del español, hace referencia al concepto negativo que las personas tienen sobre la sal.

Al igual que muchos de ustedes, antes de venir a los pies de Cristo Jesús, el Hijo del Dios Altísimo (Lucas 8:28), yo asistía a la iglesia católica, la Gran Ramera (Apocalipsis 17:5), que es un lugar donde se enseña una doctrina de error y llena de supersticiones. Recuerdo que en esta iglesia falsa, se enseñaba que la sal era mala, y que si una persona dejaba caer sal en el piso de su casa, ésta quedaría “salada”, es decir, la gente de esa casa iba a tener mala suerte. Posiblemente los jóvenes no tengan mucho conocimiento sobre esta superstición, pero los más adultos, sé que antes de venir al conocimiento de la Palabra de Dios, quizás creyeron en ese invento. Pero, ¿será que la sal realmente da mala suerte? ¿La sal en realidad es mala para los jóvenes cristianos?

En el Antiguo Testamento, la Biblia dice:

Y sazonarás con sal toda ofrenda que presentes, y no harás que falte jamás de tu ofrenda la sal del pacto de tu Dios; en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. (Levítico 2:13)

El libro de Levítico contiene una serie de instrucciones y especificaciones sobre el culto que el pueblo israelita le ofrecía a Jehová Dios. Es una especie de manual dirigido a los Levitas, quienes eran los encargados de celebrar los oficios sagrados para Jehová. En este libro, como leímos anteriormente, Jehová ordenó que toda ofrenda debía ser sazonada con sal y que la sal jamás debía faltar en una ofrenda (Levítico 2:13). La sal en el Antiguo Testamento era utilizada como un elemento de preservación, que hacía que las ofrendas estuviesen limpias de contaminación. La sal también simbolizaba “duración sin fin” o “perpetuidad”, por eso, por ejemplo, en Números 18:19 se menciona el pacto de sal perpetuo, lo cual quería decir que lo que Jehová estaba diciéndole a su siervo Aarón no iba a pasar, sino que era un estatuto de duración ilimitada. Si Dios mismo ordenó que se usara la sal en las ofrendas que se le daban, entonces concluimos que la sal ni es mala ni produce mala suerte como muchos supersticiosos (aun cristianos) podrían suponer.

Ya hemos visto en forma breve la importancia de la sal en el Antiguo Testamento. Sin embargo, por la Biblia sabemos que todos nosotros ahora estamos bajo un Nuevo Pacto, el cual fue sellado con la sangre de Cristo Jesús (Lucas 22:20), también sabemos que nosotros ya no necesitamos sacrificar animales ni darle a Dios ofrendas de cereales como los descritos en el Antiguo Testamento, porque el sacrificio perfecto que Jesús ofreció una vez para siempre en la cruz del Calvario fue suficiente para limpiarnos de pecado y darnos salvación (Hebreos 7:27). Entonces, ¿por qué es necesario hacer este estudio sobre la sal? ¿En particular qué tiene esto de importante para los jóvenes cristianos? Nuestro Señor Jesucristo dijo:

Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. (Mateo 5:13)

Jesús declaró que nosotros somos la sal de la tierra. Jesús nos atribuyó las características y usos de la sal en un sentido espiritual. El joven cristiano debe entender que él es sal, y que es importante que ese sabor salado prevalezca espiritualmente en él. El sabor salado en la vida del joven cristiano lo da la Palabra de Dios. A nadie le gusta comer alimentos insípidos (Job 6:6) porque no se pueden disfrutar. De igual forma, cuando un joven se aleja de la Palabra de Dios, su vida se vuelve insípida, sin sabor, imposible de disfrutar.

En el tiempo del ministerio terrenal de nuestro Señor Jesucristo, la sal se usaba como conservante de los alimentos, ya que no existían la refrigeración ni otros medios de preservación con los que contamos ahora. Cuando una persona pescaba, por ejemplo, ésta aplicaba sal a los pescados para que no se descompusiesen rápidamente. Nosotros hemos sido llamados para preservar y guardar la Palabra de Dios hasta el fin (Juan 14:21, Apocalipsis 3:8). La Biblia nos dice:

Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma. (Hebreos 10:39)

Cuando somos sal, y preservamos y guardamos la Palabra de Dios, obedeciéndola y viviéndola, estamos preservando nuestra alma, y contribuimos a la preservación de la vida de nuestros seres amados. En Génesis vemos cómo el joven José fue sal. Aunque él estaba en Egipto, una tierra de pecado, idolatría y corrupción; José preservó la Palabra de Dios, honró a Jehová su Dios en todo tiempo, y con esto José preservó su vida, y la vida de todo el pueblo de Israel (Génesis 45:5). Conozco a algunos jóvenes cristianos, cuyas familias son idólatras y hacen cosas terribles, pero Jehová Dios tiene misericordia de esas familias, a causa de esos jóvenes que son sal y guardan la Palabra de Dios. Jehová preserva la vida de los incrédulos por amor a los jóvenes cristianos, que son sal para los que viven en su casa (Hechos 16:31, Génesis 18:16-33).

Me impacta cómo en 2 Reyes 2:21, el profeta Eliseo echó sal en las aguas malas, y éstas fueron sanadas; y ya no hubo en ellas muerte ni enfermedad. En el Nuevo Testamento, “las aguas” representan pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas (Apocalipsis 17:15). Cuando el joven cristiano es sal, él puede ser usado por Dios para llevar esa Palabra de sanidad física y espiritual a tantos jóvenes que viven insípidamente, cuyas almas están enfermas de dolor, rencor, amargura, decepción, incredulidad, odio, desánimo, etc. El Espíritu Santo a través de su Palabra puede sanar física y espiritualmente a estos jóvenes, usando como instrumento a otro joven que sea sal.

Cuando vivimos la Palabra de Dios, entonces somos sal. Somos libres para tomarle sabor a la vida en Dios, viviéndola según nos manda nuestro Señor Jesucristo en su Palabra. Si en verdad somos sal, debemos tener paz los unos con los otros (Marcos 9:50).

La sal como producto puede perder su sabor por diversas razones, tales como los elementos ambientales, las impurezas, mal almacenamiento, etc. Si el joven cristiano se descuida en su búsqueda de Dios, se deja influenciar por el mundo, peca deliberadamente, y deja de congregarse, ciertamente perderá su sabor,  se volverá insípido. Según los expertos, la sal tiene aproximadamente 14,000 usos, el joven cristiano puede ser igualmente usado por Dios en múltiples formas para la gloria de Jesucristo. Sólo hay un lugar en donde la sal no sirve para nada: En el suelo al perder su sabor (Mateo 5:13, Inutilización del suelo: Jueces 9:45). Joven: Esfuérzate por ser sal de tu casa, tu escuela, tu trabajo, porque si te vuelves insípido, no volarás cuando Cristo venga por su Iglesia en el arrebatamiento. ¡Cristo viene ya!

Les ama en Cristo,

Hno. Diederik Maynard
Skype ID: jesucristo.te.llama.hoy
jesucristotellamahoy@gmail.com

Anuncios

19 Respuestas a “La Sal de la Tierra

    • Amén Hno. Francisco. Cada día pidámosle misericordia a Dios Padre por medio de nuestro Señor Jesucristo. Nunca olvidemos que sin Cristo nada podemos hacer. Por eso Él dijo:
      “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.” (Juan 15:5)
      Saludos.

  1. Muy hermoso y verídico mensaje, hermano. ¿Cómo yo puedo obtener esos mensajes? Quisiera saber cómo los puedo mandar a buscar.

    • ¡Dios le bendiga Hna. Mariam! Al final de cada estudio bíblico hay íconos para compartirlos vía Facebook, Twitter, correo electrónico, y también para imprimirlos directamente. Le invitamos a compartir la Palabra de Dios con tantas personas como usted pueda hacerlo.
      Saludos.

  2. LA BIBLIA DICE QUE EL PUEBLO PERECIÓ POR FALTA DE CONOCIMIENTO. A DIOS GRACIAS POR QUE ENCONTRÉ LO QUE BUSCABA CON RESPECTO A LA SAL. ESTA HERMOSO EL ESTUDIO DE LA SAL, LA CUAL ES BUENA. ¡DIOS LOS BENDIGA POR ESTOS ESTUDIOS!

  3. ¡Qué Palabra de bendición! Muy buena para ponerla en práctica ya que nosotros los jóvenes estamos en la mejor etapa para seguirle a Dios Todopoderoso, y que mejor anhelo servirle a Dios y convertirnos en esa sal en la cual preservamos la vida.

    • ¡Dios le bendiga Hno. Hermenes! Gracias por dejarnos su comentario, y ¡TODA LA GLORIA SEA PARA JESUCRISTO!
      Así es hermano. A como se detalla en el mensaje: Según los expertos, la sal tiene aproximadamente 14,000 usos. Y como usted dice, son muchas las cosas fabricadas con la sal.
      Saludos,
      Hno. Diederik Maynard

  4. Excelente material de parte de Dios!
    De verdad gracias son muy importante para mi vida personal. Yo soy un joven.

Déjanos tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s